Estado Islámico masacra cristianos

Estado Islámico masacra cristianos y paga a quien les entregue pastores evangélicos.

Misioneros en las zonas fronterizas entre Siria y Turquía cuentan la presión a la que son sometidos los cristianos por el grupo radical, que ha declarado una nueva yihad.

El surgimiento del  Estado Islámico en Medio Oriente  ha hecho crecer aún más el peligro para los cristianos de Irak, Siria o la zona sureste de Turquía, donde las tropas militarizadas de los radicales van imponiendo sus reglas con violencia.
 
Según ha sabido Protestante Digital, en la zona fronteriza entre Siria y Turquía el Estado Islámico está ajusticiando a los cristianos y recompensando a aquellos que entreguen a los misioneros que trabajan en la zona.
 
“Unos queridos hermanos kurdos piden oración”, cuenta una misionera en la zona. “El Estado Islámico está atacándoles con armas pesadas y están entrando en los pueblos a masacrar” y “ha anunciado una recompensa a los que entreguen a pastores evangélicos”.
 
En esta localidad –cuyo nombre omitiremos por seguridad- “hay una iglesia preciosa con muchos niños, y los pastores han estado varias veces en casa y son muy queridos por nosotros. Orad para que Dios los proteja”.
 
Al igual que sucedió en la ciudad de Mosul, aquí las minorías cristianas han iniciado una huida desesperada. “Han trasladado a las minorías cristianas” a ciudades más grandes “para su protección”, pero el Estado Islámico también intenta hacerse con el control de estos lugares, cerca de donde varios cristianos han sido crucificados en los últimos días ( aquí imágenes reales, que avisamos que son de alto contenido violento ).
 
A fecha de miércoles 9 de julio “toda la congregación se encuentra a salvo”, aunque la situación que atraviesan es crítica. “No tienen electricidad ni agua y poca comida, y están a 45 grados, pero aunque esta ciudad está siendo asaltada, es mucho mas segura que el pueblo donde antes estaban”.
 
Es por eso que a pesar de la situación muestran su agradecimiento. “¡Dios es bueno! ¡Él responde al clamor de su pueblo! ¡Gloria sea a Él! Sigamos orando y pidiendo poder de Dios sobre todo para predicar el Evangelio. Es la mejor “represalia” que podemos dar”, dice esta misionera.
 

Fuente: http://www.protestantedigital.com/ES